FILTRO

A. R. Cid

Un ligero parecido puede llevar a confusion- A.R. Cid

Un ligero parecido puede llevar a confusion- A.R. Cid

Una noche loca, húmeda y muy placentera ha llevado a que Martín crea haber hallado al amor de su vida, pero…
Noemí es extrovertida, directa y muy sexual. Ella no tiene pensado dejar que un hombre la ate, al menos no como Martín pretende. ¿Flores? ¡Lo que le faltaba!
Sarah en cambio vive en su sueño romántico, en busca de ese príncipe capaz de mojarle las bragas y hacerla suspirar.
¿Cuál es el problema?
Martín no recibe respuesta a sus mensajes, Sarah es extrañamente parecida a Noemí y él no nota la diferencia.
Sarah cree que un psicópata, sumamente sexy que consigue meterse en sus sueños, la persigue.
Martín que aquella belleza es bipolar.
¿Noemí? A Noemí le da exactamente igual mientras pueda seguir disfrutando.

¿Y si fueran gemelas? ¿Estáis listos para llorar, pero de risa?

Leer más »Un ligero parecido puede llevar a confusion- A.R. Cid

Relegada al olvido para siempre- A.R. Cid

Relegada al olvido para siempre- A.R. Cid

Los hombres quisieron convertirse en dioses y condenaron a la humanidad.

Aquel gigante de ojos negros me amaba tanto que no supo aceptar mi muerte.

Año 3561. Liberan lo que habría de convertirse en la cura final y condenan el mundo.

Yo no recuerdo quién soy, solo sé que me han convertido en un monstruo. Soy indestructible por fuera, sin embargo, mi interior se encuentra fragmentado.

Los recuerdos regresan con fuerza, mi mente se niega a aceptar mi nueva realidad como algo posible, mi cuerpo y corazón arden ante su presencia.

Las leyes de la naturaleza se han roto, mi gigante ha logrado lo impensable y me arranca de las garras de la muerte. Poco podía saber él que no habría de regresar como me recordaba ni que, en el proceso, ha molestado a seres que no perdonarán sus pecados.

Hombres transformados en poco más que animales, hombres que han perdido la cordura, pues sus cerebros ahora los traicionan, y un amor tan profundo que amenaza con destruir todo el universo.

Leer más »Relegada al olvido para siempre- A.R. Cid

Lo que ha unido el arroz que no lo separe la p-olla- A.R. Cid

Lo que ha unido el arroz que no lo separe la p-olla- A.R. Cid

¿Quién ha dicho que la novia ha de ser la protagonista?
Tres amigas, ahora damas de honor, se han propuesto que ese día sea inolvidable, pero se les ha ido de las manos.

Un incendio, unos bomberos muy gamberros, un espectáculo nada común…

¿Y si encuentran arroz donde no deben? Siempre puede haber muchos voluntarios para formar un equipo de búsqueda.

Una tarjeta perdida, una recepcionista muy traviesa y… ¿Qué tendrán los bomberos? ¿Han venido con las mangueras preparadas?

Lo que es seguro es que entre risas, polvetes y confusiones extrañas el desastre/amor/orgasmo está asegurado.

Leer más »Lo que ha unido el arroz que no lo separe la p-olla- A.R. Cid

La desheredada. La reina del highlander- A.R. Cid

La desheredada. La reina del highlander- A.R. Cid

Me acusaron de traición cuando no era más que una niña, me culparon por las decisiones de mi padre y con crueldad trataron de acabar conmigo. El clan MacLeod me atacó sin piedad, quisieron arrebatarme mucho más que la vida… Por suerte logré escapar.

Quiso el destino poner, cuatro años después, a su laird a mis pies. Desangrándose, perfecto para hundir mi cuchillo en su pecho, no pude… Lo arrastré a mi cueva y lo curé. Y con él volvió el pasado, las pesadillas, el dolor.
Lo peor fue descubrir que aquel hombre no me era indiferente. Al tiempo que la guerra se desataba en sus tierras, nos vimos inmersos en una batalla muy diferente.

Cuanto más cedía a la tentación más odio albergaba mi corazón, fue por eso por lo que decidí pelear, no por ideales, sino en un vano intento de salvar a todos cuantos pudiera. ¿Y si el monstruo de mis pesadillas no fuera como había imaginado?
Mi madre lo coronó, mi padre trató de acabar con él. El rey, al que Tormod juró lealtad, me había condenado a ser una desheredada. ¿Qué haría yo con el destino que me había tocado vivir?
Mi cuerpo lo necesita, mi alma clama por él. Tormod MacLeod me pertenece, es hora de que él se postre ante mí.

Leer más »La desheredada. La reina del highlander- A.R. Cid

El llanero depravado- A.R. Cid

El llanero depravado- A.R. Cid

Lo que voy a contaros no forma parte de una perfecta historia de amor.

Aquí lo único que había era mi deseo irrefrenable por meterme debajo de su piel. Una obsesión que se tornó en un juego enfermizo. No sé si fue la manera correcta y la verdad no me importa. Soy como soy y hace mucho tiempo que me he aceptado.

No soy una estúpida, sé que estoy condenada a sufrir porque, por mucho que quiera, mi piel lo necesita. Pienso en él todo el rato, lo extraño en mi cama, entre mis piernas, extraño toda la magia que tan magistralmente ha depositado sobre mí las últimas noches.

Era mera seducción, en mi ignorancia quería descubrir qué era lo que me impedía dejar de pensar en él. La curiosidad me embargaba y durante horas lo veía pasear como un gran guerrero, mostrándose como Dios lo trajo al mundo, sin ningún tipo de pudor. Quizás si os lo digo así no estéis entendiendo nada. A estas alturas ni siquiera yo lo hago y eso que tengo todos los datos.

Soy Maya. No voy a decir que no soy hermosa, cada día me preparo a conciencia ante el espejo y sé cuáles son mis virtudes. Siempre salía victoriosa de las conquistas y eso me hizo creer que él era un hombre normal. Sin conocer su pasado, sin saber quién era realmente, sin ningún dato aparte de su gran arte para producir placer.

Estas páginas recogen una serie de noches interminables, escenas de sexo que sorprenderían a las más mojigatas y si esperas un besito dulce en el hombro antes de dormir no es tu libro. Esta historia está hecha para que te sientas tan necesitada como yo en este momento, quiero que compartáis mi tormento, que disfrutéis de la vocecilla que os pide dejar la lectura a un lado para desahogaros.

Él es arrogante, sexy, cautivador y tiene experiencia. Yo. Un cuerpo hecho para el delito y una lengua muy afilada. ¿Juntos? Juntos hicimos lo que parecía imposible, resolver el asesinato de su gran amor.

Muerte, deseo, pasión, miedo, desenfreno. Un mundo oscuro donde el bien debe romper las normas para tratar de tener un final feliz.

Sin saber nada de él soy quien mejor lo ha llegado a conocer.

Leer más »El llanero depravado- A.R. Cid

Mucho mas que lady- A.R. Cid

Mucho mas que lady- A.R. Cid

Dulce, tierna, callada, atenta. Lady Kate es todo lo que un marido puede ansiar, todo menos feliz.
A solo unos días de que su padre le comunique el nombre de su futuro marido, lady Kate conoce a un hombre peligroso, de hermosos ojos verdes, que le hace una extraña proposición.
Solo tiene que huir a su lado, dejarse llevar. Lo que nunca pensó es que todo su mundo, su pasado, ella misma, podría desaparecer a su lado. ¿Y si todo lo que crees saber es mentira?
Lo desea, negarlo sería como tratar de tapar el sol con un dedo. A su lado está descubriendo placeres indescriptibles y su ausencia era insoportable.
Al final será una decisión compleja: ¿Perdonarlo y amarlo o vengarse por lo que jamás debió ocurrir? ¿Podrá ese caballero de ojos verdes mantenerla a salvo y darle todo lo que siempre debió pertenecerle?

Leer más »Mucho mas que lady- A.R. Cid

De sirvienta a tu dueña (Las hilanderas 2)- A.R. Cid

De sirvienta a tu dueña (Las hilanderas 2) A.R. Cid

En aquel baile Susanne era alguien, era el reflejo de una dama por un día, lo último que necesitaba era cruzarse con él. Derian era ese fruto prohibido y peligroso, un hombre que conocía el poder de su nombre y al cual no le temblaba el pulso al arrebatar una vida. Susanne se sintió condenada desde el mismo instante en que los ojos azules de Derian se posaron en ella.

Con aquella sonrisa de canalla Derian había conseguido despertar en Susanne deseos prohibidos, convirtiendo sus noches en sueños convulsos que la dejaban sin aliento. Nunca creyó que aquel noble altivo fuese a irrumpir en su vida, haciendo continuas proposiciones que ella se veía obligada a rechazar.

Susanne era una simple sirvienta, nunca nadie tuvo en cuenta su opinión, todos se limitaban a usarla como moneda de cambio, incluso Derian lo hacía. En cada jugada la joven sentía que su corazón se rompía un poco más, hasta llegar al punto en que, al mirar a su pretendiente, ella solo veía a un monstruo.

Él no estaba acostumbrado a perder y ella prefería la muerte antes de ser humillada de nuevo.
Una sociedad secreta, una serie de asesinatos y un hombre que desea alcanzar el poder serán el cóctel perfecto para jugar una partida adictiva, sobrecogedora y que amenaza con dejarnos a todos sin palabras.

Leer más »De sirvienta a tu dueña (Las hilanderas 2)- A.R. Cid

El Mailstrom susurra tu nombre- A.R. Cid

El Mailstrom susurra tu nombre- A.R. Cid

Soy una mujer. Sangro sin estar herida, lloro en la oscuridad de la noche y en mi vientre puedo albergar vida. Eso es lo que ven los vikingos que comando cuando me miran, pero voy a enseñarles a todos que dentro de mí hay mucho más que eso.

Acabaré con mis enemigos, destruiré a todo aquel que se interponga en mi camino, incluso a él…
Jonoa ya era un esclavo cuando lo tomé como mío tras acabar con la vida de su amo. Sus ojos negros me cautivaron desde el primer instante y él creyó que podría usar su cuerpo para doblegarme, para obtener su libertad.
“No voy a dejar que me hechices”, me dijo con orgullo. Una pena que en ese momento ya tuviera su ropa entre mis dedos.

En esta lucha de voluntades yo seré la vencedora.

Leer más »El Mailstrom susurra tu nombre- A.R. Cid

Mi propio monton de cadaveres- A. R. Cid

Mi propio monton de cadaveres Cid

Una joven ha sido encontrada muerta, como muchas otras, con un extraño dibujo en el costado. Todos quieren respuestas, pero el caso se paraliza y queda olvidado entre un montón de expedientes más.

Noelia era una gran cirujana, era una gran madre, era una gran persona. Noelia está rota y cuando todos parecen haberla olvidado toma una drástica decisión, va a matarlos uno a uno.

No sabe quién es el asesino, pero seguirá matando a todos aquellos que debieron ser condenados y siguen en libertad. La apodan la justiciera, pero algo está cambiando en su interior.

El detective del caso quiere detenerla, un hacker de lo más extraño está obsesionado con encontrarla y un gánster anhela mucho más de ella. Un cóctel extraño mientras su mente desciende al infierno y decide hacer justicia. Sus manos están manchadas de sangre y ella empieza a disfrutarlo.

La fina línea que separa lo correcto de lo incorrecto se fragmenta mientras los fantasmas cobran vida y las víctimas son vengadas.
Los cadáveres se amontonan a sus pies, ahora les toca a los monstruos caminar con miedo, ella nos está vigilando a todos.

Leer más »Mi propio monton de cadaveres- A. R. Cid