Cristina Pujadas

La Hija Maldita (Pueblos Perdidos 1)- Cristina Pujadas

La Hija Maldita Cristina Pujadas

Invisible. Su piel era dorada y sus ojos tenían el tono ambarino correcto de su raza, pero ningún dorado la miraría como a un igual si miraba su cuello. Maldita. La Diosa Aurum la había condenado al nacer, al no marcar su piel con la runa de los dorados, quizás por un pecado cometido por su difunta madre, quizás por un mero capricho. Condenada a no ser una dorada en derecho pleno, había vivido encerrada dentro del Oráculo del Desierto sirviendo a las Vidente, protegida del mundo que había fuera. De los salvajes y de aquellos que podían despreciarla por no haber sido marcada.

Sin embargo, la tranquilidad con la que ha vivido Aina se ve alterada cuando es convocada por el Consejo tras la muerte del Rey dorado de Do-Urh, para participar en los Juegos de Honor y enfrentarse al resto de jóvenes dorados para determinar quién será el nuevo Rey. Aina se ve obligada a alejarse de su hogar, con la esperanza de conocer a su padre y descubrir el origen de su maldición. Pese a su determinación de no intimar con ningún varón dada la profecía de su nacimiento en la que se le advierte de que si se entrega a un hombre al que ame, éste morirá entre sus brazos, no podrá evitar enamorarse al conocer a Dexter, un joven explorador dorado por el que su mutua atracción hará que tenga que esforzarse para mantenerse alejada de él y asegurarse de que la Diosa Aurum no lo castigue por su culpa. Maldita para muchos y especial para otros, Aina ha de intentar encontrar su sitio en ese mundo que se dibuja frente a ella, muy diferente al que siempre había imaginado. Porque para poder ser libre, para poder amar y ser correspondida sin reservas, primero tendrá que encontrar a su padre, romper su maldición, desafiar a una Diosa y encontrar su propio destino, junto a Dexter.

Leer más »La Hija Maldita (Pueblos Perdidos 1)- Cristina Pujadas

Elektrika- Cristina Pujadas

Elektrika- Cristina Pujadas


Me gustaría decir que mi vida es de lo más normal. Y de hecho, lo era. Fantásticamente normal, vamos. Nunca me había quejado al respecto. Trabajaba a jornada parcial y el resto me lo pasaba entre el sofá, mis amigas y mi novio. El que sería mi exnovio en breve, cosas de la vida. Sin más. Y con la depresión pre-ruptura a mis amigas no se les ocurrió nada más que llevarme de fiesta.

La idea en sí era buena pero las cosas se complicaron cuando unos ojos oscuros me encontraron en medio de ese bar musical cutre, ya sabéis uno de esos locales en los que nunca pasa nada ni va nadie que valga la pena. Pero no, esa noche los astros se alinearon y me encontré bailando entre los brazos del HOMBRE. Y lo escribo en mayúsculas por qué no sabría sino como darle la importancia que realmente merece. Mi vida patas arriba. Mi mundo y mi realidad, una mera falsa. Sentimientos y responsabilidades que jamás pensé que fuera a vivir alguien como yo. La humanidad lo tenía claro. Pero antes de empezar en plan catastrofista, mejor que empecemos por el principio. Me llamo Elena. Esta es mi historia. Y la de Logan

Leer más »Elektrika- Cristina Pujadas