Enfermera Saturada

El guardian entre el ibuprofeno- Enfermera Saturada

El guardian entre el ibuprofeno- Enfermera Saturada

Es triste amar sin ser amado, pero más triste es quedarte sin gasas en la habitación del aislado.

¿Cuál es el colmo de una enfermera? Ponerse enferma. Y si esto sucede en sus días libres, es todavía peor porque no puede automedicarse y tiene que ir a su centro de salud a por recetas.

Así empieza esta nueva entrega de las aventuras de Satu. Aquí descubrirás que los puntos para la bolsa de empleo son los bitcoins de la sanidad, que los pijamas también van de Erasmus ya que si echas a lavar uno del Servicio Galego de Saude pueden devolverte otro del Servicio de Salud de Castilla y León, que escuchar “paciente independiente, orientado y colaborador” puede producir más placer que el satisfyer y que a final de mes una enfermera con turno de noche ha visto más lunas que Joseba el de Carglass.

Bienvenidos una vez más al mundo de Enfermera Saturada, porque ya sabemos que el humor no cura las heridas… pero las hace más soportables.

Si no tienes claro si una enfermera que pincha en el turno de noche es una DJ. Si estás convencido de que la persona que inventa el tamaño de las pastillas no es buena persona. Si no soportas a las señoras que te dicen en qué vena tienes que pincharlas, este es tu libro.

Leer más »El guardian entre el ibuprofeno- Enfermera Saturada

El silencio de los goteros- Enfermera saturada

El silencio de los goteros- Enfermera saturada

Un libro más vendido que el ibuprofeno.

Son las nueve de la mañana y Satu regresa a su apartamento en la calle del Pez tras un infernal turno de noche en el hospital. Dicen que no hay noche buena, pero esta ha sido especialmente mala. Tanto que, al llegar, no sabe si desayunar o cenar, si ponerse la crema de día o la de noche, o si su melatonina está a punto de hacer las maletas y buscar otro cuerpo con horarios normales.

Pero una extraña oferta de empleo en la que buscan a una enfermera zurda ha llamado poderosamente su atención. Así que en vez de irse a dormir, decide enviarles su currículum para ver si, de una vez por todas, deja de ser fija en la temporalidad y puede abandonar el jet lag permanente en el que vive… o al menos descubrir qué oculta esta extraña oferta.

Tras conquistar a cientos de miles de lectores con su particular visión de los hospitales y del mundo sanitario, llega una nueva entrega de nuestraquerida Florence Nightingale de las redes sociales. Desde las máquinas de medicación hasta los desayunos en el hospital, pasando por los tubos de analítica o los vendedores que recorren las plantas, nada escapa a esta mordaz e hilarante enfermera.

Enfermera Saturada se define como una enfermera española que busca hacerse un hueco en la sanidad. Empieza los turnos en planta, baja a la UCI, sube a prematuros y termina en urgencias. Esta enfermera se maneja como pocas en las redes sociales, desde donde a diario decenas de miles de personas ven cómo repasa, con humor y descaro, la actualidad de su hospital y la de cualquier hospital de España.

Si no tienes claro si una enfermera que pincha en el turno de noche es una DJ, Si estás convencido de que la persona que inventa el tamaño de las pastillas no es buena persona. Si no soportas a las señoras que te dicen en qué vena tienes que pincharlas, este es tu libro.

Leer más »El silencio de los goteros- Enfermera saturada

Suero de una noche de verano- Enfermera saturada

Suero de una noche de verano- Enfermera saturada

Satu, la Enfermera Saturada, la Florence Nightingale de las redes sociales, vuelve a la carga con un libro más ilustrado y colorido que nunca.

¿Habrá conseguido la plaza fija o habrá encontrado el amor? O, mejor aún… ¿tendrá ya taquilla propia?

¿Cansada de los interminables turnos de noche? ¿Tu supervisora no paga el bote del café y desayuna tres veces? ¿No soportas a esa compañera que se esconde en el baño cuando timbra el paciente aislado? ¿Tu tutora te manda tomar tensiones con el manguito que no pega?

¡No sufráis más!

¡La Florence Nightingale de las redes sociales ha vuelto a ponerse el pijama!

Este libro no os sacará de hacer noches, pero al menos hará que las hagáis con una gran sonrisa.

Bienvenidas de nuevo al mundo de la enfermería con humor,
bienvenidas al mundo de Enfermera Saturada.

——-

Pirámide de Maslow de los pacientes ingresados
¿Tengo tensión?
Me molesta la vía.
Conozco a una enfermera que trabaja en este hospital (es bajita, morena…).
Creo que hay aire en el suero.
Llevo 4 días sin cagar (y me acuerdo a las 4:00 a.m.).

Pirámide de Maslow de los acompañantes/visitas
Mi madre lleva 4 días sin cagar.
¿Cómo funciona la tele?
¿Está en esta planta Pepe el de Lucita? Lo ingresaron ayer…
¿No le vais a traer nada de comer?
¿A qué hora pasa el médico?

Leer más »Suero de una noche de verano- Enfermera saturada

Las uvis de la ira- Enfermera Saturada

Las uvis de la ira- Enfermera Saturada

Después de La vida es suero y El tiempo entre suturas, y tras recorrer media España infructuosamente haciendo turismo de oposición en busca de la plaza fija, la Enfermera Saturada, «Satu» para los amigos, vuelve a la carga más saturada y más desatada que nunca con Las uvis de la ira.

COMPOSICIÓN
Principio activo (75%): Humor sanitario.
Excipientes (25%): Ironía, humor negro, algún tuit y mucha retranca gallega.

POSOLOGÍA
En adultos no sanitarios, administrar un capítulo cada 8 horas. Si se pertenece al gremio, administrar libremente.

INDICACIONES
Capítulos de humor sanitario para enfermeras saturadas, estudiantes, supervisoras, mujeres que llaman de la bolsa de empleo, sanitarios en general y pacientes en particular.

CONTRAINDICACIONES
No se recomienda su administración en ministros de Sanidad.

PRECAUCIONES
Aplicar con cuidado en consejeros de Sanidad y directoras de Enfermería.

EFECTOS SECUNDARIOS
Explosiones descontroladas de risa, pérdidas leves de orina, deseo irrefrenable de estudiar enfermería y adicción al mundo de Enfermera Saturada.

INTOXICACIÓN
En caso de sobredosificación, no llamar al Centro Nacional de Toxicología.

PRESENTACIÓN
100% papel. Tinta no comestible.

ADVERTENCIAS
Mantener fuera del alcance de enfermeras tristes.

Leer más »Las uvis de la ira- Enfermera Saturada

El tiempo entre suturas- Enfermera Saturada

El tiempo entre suturas- Enfermera Saturada

Después del espectacular éxito de La vida es suero, vuelve Enfermera Saturada con muchas más historias del día a día de una enfermera en la sanidad pública.

Tras conquistar a miles de lectores con su particular visión de los hospitales y del mundo sanitario, Enfermera Saturada, «Satu», nos abre de nuevo una puerta a la trastienda de la enfermería con su segundo libro.

Desde las tiritas de dibujos hasta el turismo de oposición en busca de la plaza fija, pasando por los camisones, el esparadrapo y la cafetería del hospital, nada escapa a e

Leer más »El tiempo entre suturas- Enfermera Saturada

La vida es suero: Historias de una enfermera, Enfermera Saturada

La vida es suero Enfermera Saturada

la-vida-es-suero-historias-de-una-enfermera-enfermera-saturada/Si no tienes claro si una enfermera que pincha en el turno de noche es una DJ. Si estás convencido de que la persona que inventa el tamaño de las pastillas no es buena persona. Si crees firmemente que llamarle pijama a la ropa de trabajo no es serio. Si no soportas a las señoras que te dicen en qué vena tienes que pincharlas o alguna vez te has quedado mirando las venas de alguien en el metro, éste es tu libro.

Enfermera Saturada pertenece a una generación de mujeres que ha aprendido a coser heridas antes que botones, por eso es capaz de recuperarse con más facilidad de una relación amorosa complicada que de una cremallera rota en esos tejanos de temporada de Amancio que tanto le ha costado encontrar. Se define como una enfermera española que busca su hueco en la sanidad. Empieza su turno en planta, baja a la UCI, sube a prematuros y termina en urgencias. Esta enfermera se maneja como pocas en las redes sociales, desde donde cada día decenas de miles de personas ven cómo repasa, con humor y descaro la actualidad de su hospital, de cualquier hospital de España.
Leer más »La vida es suero: Historias de una enfermera, Enfermera Saturada